martes, 29 de julio de 2008

El toque de un Maestro.

Quiero contarles la historia de un subastador que pensaba que perdía su tiempo mostrando ese viejo violín estropeado y arañado, pero aún así, lo mostró.
- ¿Cuànto ofrecen, buena gente? -grito.- ¿Quién hará la primera oferta?
- ¡Un dólar, un dólar! -entonces- ¡Dos! ¿Sólo dos?-Dos dólares! ¿Hay alguien que de tres?- ¡Tres dólares! ... a la una! ¡Tres dólares...a las dos!- Que se va por tres...pero, ¡No!
Un hombre canoso se puso de pie, llegó adelante y tomó en sus manos el arco. Limpiando el polvo del viejo violín armonizó sus cuerdas y tocó una melodía muy tierna. Al cesar la música el subastador dijo, en voz muy baja y mas bien para si, - ¿Cuánto daría yo por tener este viejo violín? Y tomándolo con más cariño lo volvió a levantar:-¡Cien dólares! ¿Y quién da doscientos?- ¡Doscientos! ¿Y quién da trescientos?- ¡Trescientos!- ¡Trescientos, a la una! ¡Trescientos a las dos!- ¡Y se va y se fue! -exclamó.
Algunos lloraban y los demás aplaudían...- No podemos comprender se decían- ¿Qué cambió su valor? Alguien comentó por allí que fue "El toque de la mano de un maestro"


Muchas veces sentimos que nuestra vida esta fuera de tono.

No sabemos como aprovechar todos los recursos y talentos que disponemos.

No sabemos como convertir nuestras excusas en razones.

No podemos ver las oportunidades que existen dentro de las crisis.

No le encontramos sentido a lo que hacemos.

No sabemos como ponernos en acción... y a similitud del viejo violín se "Subsanan baratamente" a la multitud siguiendo el viaje de la vida como un juego que no requiere pensar.

Pero un día cuando estamos preparados, el maestro aparece...

Las personas no comprendemos como el Maestro puede encontrar tanto valor en algo que nosotros no podemos ver...

El secreto del maestro es mirar más allá de las apariencias y conectarse con la verdadera alma de las cosas.

4 comentarios:

Adriana dijo...

Hermosa.... hermosa!!!
Gracias a vos por permitirme ser parte de tus instantaneas.. es un gran gran honor!!
La mano del Maestro es indiscutiblemente lo mejor que he leido sobre nuestra profesion... gracias por traerlo a mi memoria.
Te quiero muuuucho
Adri

Mariluz dijo...

Hola, no me dedico a la enseñanza pero a través de tus palabras (que adivino como tu propia vida) he vuelto a experimentar la sensación que yo guardo de mis "maestros" allá por los años 60, aquí en España. Me gustaría tanto que los padres actuales se preocuparan más de "colaborar" con vosotros en lugar de "reclamar" una educación que les corresponde a ellos... espero que vuestra problemática no esté tan ligada a la violencia como lo está por aquí.
Muchas gracias por tus instantaneas.
Besos desde el sur español
Mariluz

Mimi dijo...

¡Qué hermoso relato Ali! hermoso tu espacio.

Lala dijo...

Te dejé un mimo en mi blog http://laslanasdelala.blogspot.com
Besitos
Lala